Grandes realidades

Ciudades que devolvieron la vida a sus ríos

Los ríos han sido la columna vertebral de asentamientos, ciudades y grandes civilizaciones. No solo cumplen la función de proveer de agua a los habitantes, también son fuente de alimento y medio de transporte. Sin embargo, y a medida que las ciudades crecieron, los ríos fueron perdiendo protagonismo. ¿Cómo integrar los ríos de nuevo al paisaje urbano de las ciudades actuales?.

Otra vertiente asegura que los esfuerzos se han centrado en el acondicionamiento de espacios de ocio y en la revegetación, pero que se ha prestado poca atención a la verdadera recuperación fluvial: la restauración ecológica. En el caso de los ríos canalizados, esta recuperación comienza por eliminar esas barreras que limitan su cauce. Un ejemplo es el proyecto de restauración del Río Los Ángeles, que busca eliminar 15 km de hormigón para la descanalización.

Según Naciones Unidas, el 95% de la población del mundo vive alrededor de mares y ríos. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de las ciudades se desarrollaron sin tener en cuenta sus cuerpos de agua que, en muchos casos, terminaron convertidos en vertederos y víctimas del aumento de las poblaciones.

Un río que no se protege afecta la vida ambiental de las ciudades y el bienestar de las poblaciones. Es posible recuperarlos e integrarlos a la vida de las ciudades con acciones de responsabilidad ambiental y la conciencia de los habitantes.

En diferentes ciudades del mundo los arquitectos y urbanistas han mirado de nuevo hacia los ríos, estos son algunos de esos proyectos urbanos en los que el agua es la protagonista.

1. Chicago Riverwalk: en el 2009 comenzó el proceso de recuperación del río Chicago, un emblema del desarrollo de la ciudad que se había convertido en una corriente pantanosa y contaminada. El proyecto, que sigue en desarrollo, logró limpiar el cauce del río y en él se dan cita propios y visitantes para disfrutar de actividades recreativas que incluyen deporte, museos, plazas, restaurantes, teatro y un parque lineal. El recorrido está dividido en seis etapas o piezas, cada una con una identidad propia y unas actividades específicas.

2. El Barranco de Cuenca, río Tomebamba, en Ecuador: este río es uno de los cuatro que atraviesa la ciudad de Cuenca. Durante 17 años se desplegó un plan de recuperación y descontaminación de los ríos. Se construyeron dos plantas potabilizadoras que permitieron la posterior construcción de un corredor verde junto al río que conecta la ciudad y que alberga una red de ciclovías. El proyecto priorizó la recuperación ambiental, la presencia del peatón y la ampliación del espacio público para la comunidad.

3. Cheong gye cheon en Seúl, Corea del Sur: es uno de los casos más emblemáticos en recuperación de ríos urbanos. En la segunda mitad del siglo XX, debido a un crecimiento acelerado de la población, el río se había convertido en un peligroso foco de insalubridad. Sumado al aumento de tráfico vehicular en la ciudad, tomaron la decisión de enterrar el río debajo de una autopista de dos pisos. En 1999 comenzó a discutirse la idea de destapar el río de nuevo y en 2005 fue inaugurada la obra. El cauce, rodeado por paseos y muros, es atravesado por 22 puentes hasta su desembocadura. La polución y la temperatura de la ciudad han descendido y especies vegetales y animales han encontrado un ecosistema para vivir.

4. Parque Red Ribbon en Qinhuangdao, China: una cinta roja elaborada en fibra de vidrio sigue la forma del río y es la columna vertebral del recorrido del parque. Antes de la intervención del río, este lugar era un basurero prácticamente inaccesible y peligroso. El parque construido tiene una extensión de 500 metros, su diseño priorizó la preservación de los hábitats naturales del río y propició nuevos ambientes de recreación y educación ambiental.

Según el especialista en hidrogeología Javier Clausen, no se debe considerar solo el cauce de los ríos, sino también el agua que transportan esos ríos, los animales y plantas que viven en ellos. Proteger los cuerpos de agua es más barato que descontaminarlos y recuperarlos, así que el reto es doble: recuperar los ríos para las ciudades y comprometerse a mantenerlos vivos.

Algunas ciudades colombianas también han desarrollado proyectos para recuperar sus ríos. Así lo hizo Barranquilla, con el Malecón del río Magdalena, 270 metros lineales que representan para la ciudad 20.000 metros cuadrados de espacio público. El avistamiento de aves se ha convertido en uno de los principales atractivos del Malecón.

En Montería ya se está desarrollando el Sistema de Transporte Fluvial de pasajeros del río Sinú – Línea Azul. El sistema conectará los principales destino del sur, centro y norte de la ciudad, convirtiendo al Sinú en una autopista natural.

Medellín, por su parte, avanza en la construcción de Parques del Río. Hasta ahora el proyecto ha generado 145.181 nuevos metros cuadrados de espacio público. Parques del Río contempla en total ocho etapas e intervendrá el paisajismo y la vegetación para recuperar el río como espacio de encuentro y esparcimiento de la ciudad. Al mismo tiempo, el parque se convertirá en un corredor que favorecerá posibilidades de movilidad alternativas.

¿Cómo te imaginas devolverle la vida al río de tu ciudad? Comparte con nosotros tus ideas.

GALERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *