Grandes realidades

¡Hicimos historia en el Canal de Panamá, maravilla de la ingeniería!

canalPanama_01

Desde su apertura en 1914 el Canal de Panamá no había tenido grandes reformas. El pasado 26 de junio y tras casi nueve años de trabajo fue inaugurada la que es considerada –hasta ahora– la mayor obra de ingeniería del siglo XXI: la ampliación de este importante canal que comunica el océano Atlántico con el Pacífico.

Este proyecto, que inició el 3 de septiembre del 2007, consistió en la construcción de dos nuevos complejos de esclusas, la profundización y ensanche de los cauces de navegación existentes y del nuevo cauce de acceso que une a la nueva Esclusa del Pacífico con el Corte Culebra, para aumentar la capacidad de carga, mejorar la eficiencia y mantener la competitividad del Canal.

Según el sitio oficial de la ampliación del Canal de Panamá, las nuevas esclusas, Cocolí en el Pacífico y Aguas Claras en el Atlántico, están conformadas por tres niveles o cámaras, que a su vez tienen cada una tres tinas de agua que son capaces de reutilizar hasta el 60% del agua utilizada en cada esclusaje, a pesar de que estas tienen una dimensión de 427 metros (1.400 pies) de largo por 55 metros (180 pies) de ancho y 18.3 metros (60 pies) de profundidad, es decir son 70 pies más anchas y 18 pies más profundas que las antiguas esclusas Gatún y Miraflores.

Gracias a esta ampliación, por el Canal pueden transitar buques tres veces más grandes, conocidos como Neopanamax o Post Panamax: 366 metros de eslora (largo), 49 metros de ancho y 15 metros de profundidad y con una capacidad de carga de 13.500 TEUs. Con el nuevo carril se estima que cada día pasarán entre 10 y 12 buques más, para un aproximado de 40.

Sumado a la construcción de los dos complejos de esclusas, la ampliación incluyó el ensanchamiento y dragado de toda la vía fluvial. El costo total de la obra fue de 5.250 millones de dólares y generó más de 30.000 puestos de trabajo.

La importancia de este programa está en proporcionar mayores economías para el comercio global, pues se abrirán nuevas rutas y servicios, tal como la del gas natural licuado (GNL), además, ayudará en la disminución del tiempo de tránsito de un océano a otro y reducirá las emisiones de CO2 del complejo.

Los principales clientes del Canal son Estados Unidos, China y Chile.

Los datos asombrosos del Canal de Panamá

En la construcción de esta maravilla de la ingeniería se utilizaron 4,4 millones de metros cúbicos de concreto y Argos fue uno de los principales proveedores: durante más de un año la compañía trabajó en el desarrollo de un producto innovador que cumpliera con características técnicas específicas como durabilidad, resistencia a los sulfatos y con bajo calor de hidratación.

infografico_Canal_de_Panama

Juan Esteban Calle, presidente de Cementos Argos, expresó que esta ampliación “es una de las obras de infraestructura más relevantes de América Latina, es un proyecto emblemático para Panamá y el continente y nos honra haber cumplido en todo momento con la entrega y calidad solicitada para una obra de esta magnitud”.

Compartimos y celebramos con nuestros lectores este importante hito.

Déjanos tus comentarios y comparte esta historia.

Este artículo incluyó información de la página oficial de la ampliación del canal de panamá www.micanaldepanama.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *