Grandes realidades

Mitología y arte en la arquitectura del Centro Argos para la Innovación

Una fachada con “muchos ojos” y otra que cobra vida gracias al arte cinético aplicado a la arquitectura en concreto. El arquitecto Lorenzo Castro, comparte en entrevista exclusiva, las ideas que inspiran la arquitectura del Centro Argos para la Innovación, hoy en construcción.

Lorenzo Castro es uno de los arquitectos que más ha contribuido a la comprensión del concreto como material de expresión arquitectónica en Colombia y plantea una estética particular que revela no solo una técnica depurada sino la intención de crear una gramática donde el concreto es parte de la misma.

Su taller, Castro Arquitectos fue el ganador del concurso cerrado al que convocó Argos en 2013 para el diseño arquitectónico del Centro Argos para la Innovación en el campus de la Universidad EAFIT en Medellín.

En entrevista con él, compartimos detalles de este proyecto cuya construcción está en marcha y que estará listo en el primer semestre del año 2015.

Arquitecto Lorenzo Castro. Foto cortesía.

Arquitecto Lorenzo Castro. Foto cortesía.

 

  1. Háblenos sobre el diseño arquitectónico de la edificación.

 

El edificio está concebido como un “arca que protege un tesoro”, en este caso el tesoro es un laboratorio de concretos de alta tecnología, que entre sus instrumentos incluye un microscopio de 650.000 aumentos, un aparato científico realmente asombroso.

Para llegar a esta analogía del edificio-arca, hicimos una re-lectura de la mitología griega.

Me pareció que podíamos explorar el nombre de la compañía desde allí. Entonces en la mitología está Argos Panopte, gigante de cien ojos, que es engañado y decapitado por Hermes, hijo de Zeus y de Hera. Ella, triste por la muerte de Argos, toma sus ojos y los coloca en la cola de un pavo real para rendirle un homenaje eterno. De ahí que la constelación de Argos esté representada como una cola de pavo.

La otra historia es la de Argos, constructor del Argo, la nave en donde Jasón y los argonautas, inician un viaje lleno de peligros para encontrar al vellocino de oro. Esa nave o barco es un oráculo que va diciéndoles qué se van a encontrar, va mirando el futuro. Este edificio de innovación mira el futuro de los negocios de Argos con la investigación de materiales cada vez más avanzados, nobles con el medio ambiente, más livianos, traslúcidos, con fibras y en fin, de última generación. De este centro van a surgir las grandes innovaciones de la industria.

El diseño, también busca convivir con el espíritu que han venido impregnando al campus Juan Luis Mejía y los paisajistas Mesa y Uribe a través de los jardines. A futuro, lo que se proyecta es extender el campus hacia la ciudad, conectarlo con el otro lado del río.

 

  1. Las fachadas son un elemento importante en toda la estructura. ¿Qué puede decirnos sobre ellas?

La fachada que da hacia el interior del campus (costado oriental), juega con el movimiento, es una fachada donde trabajamos el concepto del arte mezclado con la ingeniería de la visión, inspirados en el trabajo de Carlos Cruz Diez, un artista venezolano que trabaja el op art o arte óptico, el arte cinético y la percepción a través del movimiento.

 

La fachada tiene una serie de elementos prefabricados en forma de aletas que se sobreponen y que evocan los lomos de los libros en una biblioteca. Queremos utilizar concreto de color y  llegamos a un primer acercamiento pero me pareció algo “papagayo”, entonces estamos estudiando más el tema a partir del trabajo del artista argentino que es un impresionante científico del color y de la cinética. En su diseño se ha tenido en cuenta la velocidad peatonal, para producir una fachada, que se modifica constantemente en su recorrido, para producir un efecto cinético.

La otra fachada queríamos trabajarla en concreto traslúcido con un artista que trabaja con resinas en la recreación de las atmósferas, aguaceros, neblinas… imágenes muy evocadoras y un poco difusas o diluidas por el tiempo. Pero al final, diseñamos una fachada con conos de base triangular y circular, algo semejante a las geometrías trabajadas por Alexandre Calder.

 

Para el diseño de esta fachada, que da hacia el costado occidental, se tuvo en cuenta la velocidad del Metro y de la avenida Regional. Los conos, por sus diferentes longitudes y por el recorrido del sol, van a producir diversidad de sombras a lo largo del día y del año. En la noche se verá la luz interior reflejada a través de los ojos de los conos..

 

 

Para conocer más la mirada personal de este arquitecto sobre el uso del concreto y la arquitectura bioclimática del edificio, te invitamos a leer la entrevista completa en nuestro blog técnico 360° en concreto, haz clic aquí.

EN CONTEXTO

Lorenzo Castro. Arquitecto, Universidad Javeriana. Director del Taller Profesional del Espacio Público (1998-2001). Participó en el Comité Distrital de Parques, en la formulación del Plan de Parques. Premio nacional Karl Brunner en la categoría de diseño urbano y paisajístico. En Bucaramanga desarrolló el Parque del Agua, rehabilitando la antigua planta de tratamiento de la ciudad; con este trabajo recibió el premio de “Diseño urbano”, XIX Bienal Colombiana de Arquitectura, 2004, y XIV Bienal Panamericana de Quito.

Entre sus trabajos más recientes destacamos el diseño arquitectónico para la nueva sede de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (conformado estructuralmente por un sistema aporticado en concreto armado color ocre a la vista) y el Centro Argos para la innovación, objeto de esta entrevista.
Otros proyectos: Café del Bosque Medellín, obra diseñada en conjunto con la arquitecta Ana Elvira Vélez, y el conjunto arquitectónico Niquía.

 

GALERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *