Grandes realidades

Oportunidades de la construcción con la inteligencia artificial (IA)

La IA es una realidad. Actualmente, industrias como la automotriz y la de telecomunicaciones implementan en sus procesos y desarrollos esta tecnología que ayuda a optimizar actividades que solo eran realizadas por humanos. ¿Qué pasa en la industria de la construcción?

La inteligencia artificial está llegando poco a poco a la industria de la construcción. A través de diferentes sistemas es posible reinventar los procesos que hoy conocemos y de esta forma mejorar la eficiencia, la seguridad y la calidad de cualquier proyecto. Por eso, antes que temer a esta tecnología, hay que aprender a aprovechar las nuevas oportunidades que trae y que nos puede hacer más competitivos.

BIM en proyectos de construcción

Uno de los sistemas más destacados que incorpora IA es el Building Information Modeling (BIM), una metodología de trabajo colaborativo que permite crear y gestionar proyectos a partir de un modelo virtual que centraliza toda la información que supone cualquier proyecto de construcción.

¿Cómo lo hace? BIM integra a todos los actores que de una u otra forma tienen que ver con el proceso constructivo, arquitectos, ingenieros, constructores e incluso, los promotores de obra y los proveedores de materiales.

Su propósito es establecer una comunicación continua entre todos los actores para que puedan registrar y conocer datos claves relacionados con el ciclo de vida de un proyecto, como lo son, por ejemplo, el prototipo, aspectos técnicos y estructurales, materiales, costos, etapas de ejecución, entre otros. Todo esto ayuda a tomar mejores decisiones y a optimizar cada proceso.

Esta metodología, que está basada en un modelo 3D, permite a los profesionales de la construcción realizar las tareas de planificación, diseño, ejecución y administración de las obras de manera más eficiente, pues al incorporar el 4D (tiempo) y el 5D (costos) es posible automatizar parte de estas. Así mismo, gracias a que los proyectos se desarrollan en tiempo real y de forma colaborativa, la información que se tenga de estos siempre es actual y coherente.

Otra de las ventajas que tiene el BIM es que al editar una información esta se actualiza automáticamente en todo el modelo, no es necesario hacerlo uno por uno, de esta forma, no hay posibilidad de que ocurra un error.

Incluso, en varios países del mundo, principalmente en Europa, esta metodología colaborativa es obligatoria: Reino Unido, Holanda, Dinamarca, Noruega, Finlandia, Suecia y España son algunos de estos. En Estados Unidos, Australia y Sudáfrica es ampliamente utilizado y aunque en Colombia su uso es incipiente, hay algunas empresas que han sabido aprovechar sus ventajas para el desarrollo de proyectos, por ejemplo, Obrasdé, Amarilo y Aqua Consultoría Hidráulica.

Conoce más de BIM y sus posibilidades aquí.

Automatización en la construcción

Es inminente la llegada de robots y máquinas inteligentes a la industria de la construcción, de hecho, ya existen varios prototipos de obreros automáticos que realizarán tareas repetitivas y las más peligrosas que, hasta ahora, son ejecutadas por mano de obra calificada. Esto, por supuesto, significará más rapidez en los procesos, por ejemplo, en el levantamiento de muros.

La empresa australiana Fastbrick Robotics espera tener listo en el 2019 su primer robot constructor. Se trata de Hadrian X, una máquina con un brazo mecánico integrado a un camión, que tiene la capacidad no solo de levantar materiales sino de colocar hasta 1000 ladrillos en una hora. Estas tareas las cumplirá de acuerdo a la programación y a las instrucciones que le den, por eso, sabrá dónde tiene que dejar espacios para las ventanas, las puertas y el cableado del futuro edificio.

Cuando llegue al mercado, Hadrian X podrá costar 2 millones de dólares.

Otro robot que ayudará a la industria es In Situ Fabricator1, desarrollado por un equipo de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, es capaz de crear estructuras en el lugar de las obras. Una de sus características es que cuenta con cámaras para reconocer el entorno y con procesadores internos que le ayudan a planificar las tareas que le han sido asignadas. También está conectado a internet para que los arquitectos o ingenieros del proyecto realicen cambios en tiempo real si lo requieren.

Es claro que la tecnología continúa revolucionando el mundo y el sector de la construcción no es ajeno a esto. Aprovechar las oportunidades que traen estas herramientas, servirá para ser más eficientes, innovadores y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *