Grandes realidades

Recomendaciones para construir proyectos sostenibles

La guía para el ahorro de agua y energía en edificaciones ofrece a los constructores algunas ideas para alcanzar la eficiencia energética y la conservación del agua.

Desde julio de 2016 entró en vigencia el Reglamento Colombiano de Construcción Sostenible, que fue presentado en el año 2015 por el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio y que, en términos generales, busca contribuir a la reducción de emisiones de CO2 de las ciudades a partir del uso eficiente de los recursos en las nuevas construcciones.

Para lograrlo, junto con este reglamento se adoptó la Guía para el ahorro de agua y energía en edificaciones, que orienta a los constructores de los diferentes tipos de edificios (hoteles, hospitales, oficinas, centros comerciales, educativos, vivienda no VIS, vivienda VIS y VIP) para que implementen medidas específicas que permitan cumplir con el porcentaje mínimo de ahorro fijado en la normativa, que varía según la zona climática y el tipo de proyecto.

De hecho, para establecer estas medidas se consideraron estos dos aspectos, porque no es lo mismo un edificio de oficinas en Bogotá a un hospital en Medellín, un hotel en Cali o un centro educativo en Barranquilla.

A continuación repasamos las principales medidas.

Implementar las anteriores medidas desde la etapa del diseño, ayudará a garantizar la eficiencia energética de los diferentes tipos de construcciones. Ahora, para conservar el agua se recomiendan las siguientes medidas.

Adicional a las anteriores medidas, la guía señala una serie de buenas prácticas para disminuir el impacto ambiental que genera el sector de la construcción, principal motor del desarrollo del país. Algunas de estas son:

  • Apropiada orientación solar y del viento de la edificación.
  • Monitoreo constante del consumo con submedidores de agua y energía.
  • Separación de residuos y almacenamiento.
  • Áreas para el parqueo de bicicletas con soportes seguros.

Para su implementación, no solo se requiere compromiso por parte de los constructores, sino también de los propietarios y usuarios finales, pues en últimas, sus hábitos y acciones impactarán positiva o negativamente en la sostenibilidad del edificio y por ende, del planeta.

¿Ya utilizas esta guía para el desarrollo de tus proyectos?, ¿qué piensas de esta? Compártenos tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *