Grandes realidades

El Reglamento Colombiano de Construcción Sostenible en cinco preguntas

Desde el año 2015 Colombia dio un gran paso en su compromiso por la protección de los recursos naturales gracias al reglamento presentado por el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, relacionado con el uso eficiente del agua y la energía en las renovaciones urbanas conocido como Reglamento Colombiano de Construcción Sostenible.

Para conocer más sobre las oportunidades y retos que presenta este reglamento, que entrará en vigencia a partir del próximo 10 de julio, hablamos con el arquitecto-constructor Edgar Cano Restrepo, docente de la Universidad Nacional y asesor de la Política Pública de Construcción Sostenible para el Valle de Aburrá.

1.¿Hay empresas que ya operan bajo los parámetros de este reglamento?

En el país ya hay varias empresas que operan siguiendo las guías de ahorro de agua y energía que expone el Reglamento. Son entre 30 y 40 organizaciones las que han empezado a trabajar en esto, entre ellas Corona, el sector hotelero y universidades como EAFIT y la Nacional en Medellín, que cuentan con planes de contingencia para hacer un uso adecuado y responsable de los recursos.

Uno de los pasos más sencillos que exige el reglamento es el cambio de luminarias en hoteles y oficinas, reemplazando los bombillos tradicionales por luces que consuman menos energía.Esto es un gran paso que han empezado a dar las empresas y que será obligatorio a partir del 10 de julio de 2016 para los municipios de un millón doscientos mil habitantes. Luego, a partir del segundo año, todos los municipios de Colombia tienen que cumplir esta reglamentación.

2. ¿Cuáles son los mayores retos de los constructores una vez entre en vigencia el reglamento?

La construcción es el motor del desarrollo del país, por eso su compromiso con el ambiente es ineludible. Creo que uno de los retos que tenemos los constructores es centrar el accionar no solo en viviendas, que representan el 50% de las construcciones del país, sino aplicar los estándares ambientales en otros proyectos como aeropuertos, carreteras, bodegas, entre otros.

Lo más importante con esta resolución es el compromiso del Estado por la educación en temas de sostenibilidad, ya que el reglamento es obligatorio, pero todavía no se han diseñado políticas de sanciones para los que no cumplen con todos los requisitos.

3.¿Qué perspectiva nos propone la aplicación del Reglamento?

Se abre un panorama que contempla varios aspectos:

  • Para los que trabajamos en el sector es la oportunidad de ejercer nuestra profesión éticamente, evitando trabajos que dañen la naturaleza y sigan devastando el medio ambiente.
  • Con este reglamento ya hay cifras estipuladas. Nos dan porcentajes exactos para ahorrar agua y energía y esto permite que los estándares sean más fáciles de alcanzar. Además, con las cifras que tenemos que cumplir, debemos buscar tecnologías y el sistema más adecuado para llevar a cabo cada proyecto.
  • Debemos cambiar los consumos internos en las edificaciones, por ejemplo, en oficinas lo que más consume es el aire acondicionado, por eso se deben implementar sistemas pasivos de asoleamiento que disminuyan el gasto. En agua se tienen que utilizar tecnologías de ahorro o aprovechar las aguas lluvias donde haya oportunidad.
  • Ser sostenible no implica necesariamente hacer una mayor inversión. El reto es entender que se puede ser más responsable con los recursos: reutilizar, no tirar las aguas a las quebradas, utilizar la tierra del terreno cuando sea posible, entre otros aspectos. Si yo implanto tecnología va a ser más costoso, pero si yo hago un diseño pasivo va a salir más económico, por ejemplo, diseñar estructuras en concreto que permitan un confort térmico y eviten el uso de aire acondicionado.

4.¿ Cómo se ubica Colombia en el panorama mundial de la construccción sostenible con este Reglamento?

Esta legislación nos deja aspectos positivos pues tenemos que trabajar obligatoriamente a favor del medio ambiente, pero las normas deben ir acompañadas de un proceso de educación que nos permita cumplirla con conciencia, de manera ética y responsable.

Los países estacionarios nos llevan mucha ventaja en legislación por los problemas que tienen de baja disponibilidad de los recursos. Nosotros hemos vivido en abundancia y por eso le hemos dado un uso inadecuado a lo que nos ofrece la naturaleza. El reglamento es un avance en Latinoamérica y la educación debe velar por su cumplimiento.

5. ¿Habrá algún certificado para las construcciones que operen bajo el Reglamento?

En la resolución se dice que van a haber ciertas mediciones por parte del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio. El Ministerio va a tener una línea base para realizarlas y cada constructor debe saber los consumos antes de la resolución y después de ella para demostrar su ahorro de agua y energía.

Se puede medir el efecto del reglamento por el número de kilovatios que enviaban las centrales antes de la resolución y después de ella. Si hay disminución, el Ministerio pueden ver que el reglamento sirve. Sin embargo, cada constructor debe hacer estas mediciones para demostrar y obtener luego, si así lo desea, un sello ambiental, pero hasta el momento, el hecho de cumplir con el reglamento no lo hace acreedor de un certificado por parte de Estado. Es un tema ético ligado a la sostenibilidad de los negocios.

Reglamento y certificación, según el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible

reglamentaiconLeed02

  • Con el Reglamento de la Construcción Sostenible y los porcentajes que este establece de acuerdo al tipo de edificación, los constructores pueden optar por la certificación LEED una vez cumplan con toda la normatividad, ya que esta va de la mano con los requisitos establecidos por este sello de calidad.
  • Los edificios de oficinas son los proyectos de construcción que tienen más oportunidades de crecimiento para la certificación LEED. En segundo lugar se encuentran los centros comerciales y en el tercero, los hoteles. Asimismo, Bogotá es la ciudad que lidera los proyectos sostenibles que se han certificado bajo este sello en Colombia.
  • En los primeros cuatro meses del 2016 hubo un crecimiento de 15% en el número de proyectos que ya se han certificado con esta herramienta. Terranum, el Grupo Éxito y el Grupo Nutresa ocupan los primeros lugares de la lista de empresas con mayor número de proyectos certificados con LEED.
  • Actualmente el número de edificaciones sostenibles representa 20% del total de construcción en el mundo y, en tres años, puede llegar hasta 45%.

El sello Leed.

es una herramienta que mide las tecnologías y estrategias que se usan en infraestructuras, donde debe predominar el ahorro de agua y energía. También tiene en cuenta los materiales que se utilizan, la innovación y el diseño de la construcción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *