Grandes realidades

Taller de concretos arquitectónicos y decorativos: un mundo de posibilidades

El Taller de concretos arquitectónicos y decorativos, organizado por Asocreto en asocio con Argos y Euclid Group Toxement, fue el escenario perfecto para exponer los mitos y las verdades sobre el concreto de color, conocer experiencias exitosas en su uso arquitectónico y aprender de forma práctica cómo lograr buenos acabados en el material.

En este evento, realizado el pasado 7 y 8 de abril en Bogotá, los asistentes tuvieron la oportunidad de conocer historias de éxito en el uso del concreto a la vista en diferentes obras de relevancia nacional e internacional, entre ellas, el caso del Centro de Beneficio de Café (Ciudad Bolívar, Antioquia), proyecto diseñado por el arquitecto Camilo Restrepo, y que se destaca, entre otras, por su fachada prefabricada en concreto de color Terracota, de nuestro portafolio de concretos avanzados.

Una de las intervenciones con mayor interacción fue la del experto en concretos coloreados de Increte – Toxement, Diego López, quien explicó las características del concreto de color y los aspectos a tener en cuenta para lograr buenos resultados en su aplicación.

Según López, la tecnología de concretos en color, surgió en Estados Unidos hace 65 años y llegó al país en años recientes, con especial acogida en el desarrollo de pisos para viviendas y espacio público, destacando el papel de Argos en la adopción de esta tecnología de vanguardia, que se caracteriza por el uso de pigmentos líquidos que colorean el concreto gris de forma integral

Señaló que gracias a esta tecnología “el concreto se convirtió en un acabado arquitectónico, que brinda una serie de posibilidades de diseño y arquitectura, cuyo uso se traduce en durabilidad, facilidad para manejarlo, en la economía de la obra y la reducción de la huella de carbono”.

No obstante, su manejo requiere acatar una serie de variables durante su aplicación, como el clima, el exceso de agua, entre otros, si se quiere garantizar buenos resultados, sobre todo, de colores homogéneos.

Hablando sobre concreto en la arquitectura

taller03
Además de Diego López, subieron al escenario los arquitectos Camilo Restrepo, Rafael Esguerra, Diana Cárdenas Santana, y los ingenieros, Francisco de Valdenebro y Sonia Monroy, quienes presentaron experiencias de innovación y mejores prácticas en el campo de la construcción en Colombia, con su enfoque en la utilización del concreto.

Restrepo, uno de los mejores exponentes de la arquitectura contemporánea latinoamerican, habló sobre el Centro de Beneficio para el Procesamiento de Café, proyecto ubicado en el municipio de Ciudad Bolívar (Antioquia), 80 km al suroeste de Medellín. Para su diseño, el equipo de arquitectos tuvo en cuenta diversos aspectos, como la economía cafetera, las necesidades de las familias caficultoras y la identidad, tanto de la comunidad como de la arquitectura de la zona.

Para la fachada del edificio, donde se refleja en gran parte el diálogo de los materiales con la identidad, se determinó usar concreto de color, entre otros factores por su estabilidad, la facilidad para transportarlo, su sencillo mantenimiento, y el gran nivel de calidad y detalle que permite en el acabado. Asimismo, el material permitía jugar con texturas e iconografías de la cultura cafetera, y evocar el metal oxidado de los beneficiaderos tradicionales con su color terracota.

Restrepo señaló la necesidad de que la fachada cumpliera con dos propósitos: “Primero, tener un contenido cultural, haciendo énfasis en los tejidos o calados de la arquitectura de la colonización antioqueña como un valor cultural, y segundo, un sistema climático para extraer el vapor y ventilar el interior del edificio, donde se procesan 45 mil litros de agua al día”.

Conoce más del trabajo de Camilo Restrepo y su firma de arquitectura Agenda.

Por su parte, la exposición de Rafael Esguerra, de la firma Rafael Esguerra Arquitectos, se centró en los elementos claves para diseñar con concretos arquitectónicos. Enfatizó que en toda obra se debe partir desde el diseño y considerar el comportamiento del material a lo largo del tiempo. También señaló que es indispensable definir protocolos y la organización de toda la obra, para prevenir que se atomicen los procesos y se rompa la cadena, ya que cuando esto ocurre se suelen cometer errores. Se trata de tener una conciencia situacional.

Finalmente, el ingeniero Francisco De Valdenebro, cautivó al público al compartir su experiencia de trabajo con el maestro Rogelio Salmona, arquitecto con quien entabló una estrecha amistad por más de diez años y con quien compartía un especial gusto por el concreto como material arquitectónico.

De esta experiencia y de la que ha seguido cultivando, De Valdenebro presentó su muy personal “decálogo” de elementos para alcanzar la excelencia del concreto arquitectónico, mientras narraba las historias detrás de la construcción de obras como el Centro Cultural García Márquez (Bogotá), el Centro Cultural Moravia (Medellín), la parroquia de San Norberto (Bogotá), entre otras.

De Valdenebro, destacó el caso de La Máquina del Tiempo (Bogotá), casa diseñada por el arquitecto Carlos Granada, en la que lograron una serie de superficies brillantes en concreto ocre con el uso de formaletas totalmente lisas. El ingeniero explicó que el mayor reto fue eliminar los residuos de humedad en el concreto, solución que llegó de un oficial de obra, quien encontró la respuesta en la aplicación de calor que permitiera la evaporación del agua.

El ingeniero animó al público a experimentar permanentemente, e indicó que después de las personas, la búsqueda de la excelencia es el segundo factor más importante para lograr acabados en concreto que hagan justicia a su nobleza como material: “Los demás factores (formaletas, diseño estructural, aditivos, vibrado, curado, etc.) son más fácilmente controlables con el conocimiento del concreto reforzado y buenas prácticas de construcción. “La gente es vital, porque ni el cuidado ni la prevención sirven si no hay conciencia. Hay que enseñar y motivar para hacer las cosas bien hechas”, expresó.

Las posibilidades del concreto de color

tallercolor02

Una interesante conversación generó entre los asistentes el análisis de las posibilidades de aplicación del concreto de color y los desafíos que representa esta tecnología. Ubeimar Sanabria, de Bersa Ltda., si bien conocía este tipo de concreto y recomienda su uso en construcciones que estén a la vista, no conocía el concreto de color, por eso se declaró a la expectativa en el conocimiento de tecnologías de la aplicación, para ser más eficientes y bajar costos.

Diana Camargo, de Coinsa Colombia SAS., ha observado una tendencia en las instituciones educativas y universitarias en el uso del concreto de color como acabado. Al tiempo señaló que no deja de ser un reto diseñar capacitaciones que guíen a los trabajadores sobre lo que se debe o no hacer para garantizar los buenos resultados de la aplicación del concreto de color.

TESTIMONIO

Paula Tapiero

ASETECO S.A.S. | Administradora de negocios internacionales

No había pensado en el uso de prefabricados haciendo formaletas para hacer estructuras verticales. Por eso, me pareció súper chévere la conferencia del arquitecto Camilo Restrepo, por el uso que hicieron del concreto de color, en el que no solo trabajaron con los paneles prefabricados, también les dieron un diseño arquitectónico, ambientando su textura al entorno. Creo que el reto más grande es el tema de la homogeneidad, por el manejo de las expectativas del consumidor en relación a la continuidad de los acabados a través del tiempo

TESTIMONIO

Juan Diego Vásquez

Ingeniero civil, Independiente

Tuve la oportunidad de usar concreto coloreado para pisos en centros comerciales y cebras peatonales en Atlanta (Estados Unidos), y es un material que te permite no estar encasillado en lo de siempre y lograr algo llamativo, por ejemplo, en el caso de la cebras peatonales, se buscaba generar conciencia ciudadana a través del uso del color

TESTIMONIO

Jhoana Nieto Moreno

Tecnóloga en mercadeo y publicidad. Ekosoluciones IA S.A.S.

No conocía el concreto de color. Gracias a esta capacitación tuve conocimiento del manejo y todo lo que se puede hacer con el material. Sirve para muchas construcciones, y es muy manejable. Lo que pasa es que en Colombia esa cultura no se tiene todavía. El reto ahora es capacitar a más personal, contratistas, maestros, operarios. No hay muchos aplicadores que tengan ese manejo, y hay que empezar a hacerlo bien, de lo contrario, automáticamente vamos a estar cerrados en el mercado simplemente por la aplicación, porque el cliente final espera que quede tal cual uno se lo vende

GALERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *